Monumentalmente hablando

Monumentalmente hablando

Hispania Nostra, la importantísima Asociación que se encarga de defender nuestro patrimonio cultural y natural, ha lanzado en 2020 el programa #HispaniaNostraContigoEnCasa, una iniciativa on-line para disfrutar del patrimonio desde casa.

«Monumentalmente hablando» es mi nuevo rincón de este programa, con el que quiero dar pequeños paseos guiados al patrimonio de la provincia de Zamora desde tu pantalla.


¡Disfruta aquí de todos los capítulos!


ZAMORA TIENE UNA MURALLA

Para comenzar, he elegido un elemento que, si lo pensáis, tiene mucho que ver con la situación con la que estamos viviendo: la muralla de Zamora. Según la RAE, es un muro u obra defensiva que rodea una plaza fuerte o protege un territorio. A menor escala, nuestras casas han sido nuestro territorio y sus paredes, nuestras murallas. Aunque la muralla de Zamora tiene bastantes más siglos que nuestras casas, ha sido y es nuestra seña de identidad. O si no, ¿de dónde creéis que viene el mítico refrán de “No se ganó Zamora en una hora”?


¿PORTILO DE LA TRAICIÓN O PORTILLO DE LA LEALTAD?

En el año 2010, se decidió cambiar el nombre del que siempre se había conocido como «Portillo de la Traición» por «Portillo de la Lealtad». Pero, ¿sabéis de dónde vienen esos nombres? La historia que se encierra sobre ese famoso portillo de la muralla de Zamora, la Bien Cercada, se remonta al año 1072 y a un episodio de la historia que cambió el devenir de los reinos cristianos. La ciudad vivió siete meses de asedio, un ataque psicológico en toda regla, siendo su muralla su máxima fortaleza. Hasta que… ¿traición o lealtad?


SAN PEDRO DE LA NAVE: EL ABU SIMBEL ZAMORANO

¿Qué tienen que ver el milenario templo egipcio de Abu Simbel a orillas del río Nilo y el zamorano templo visigodo de San Pedro de la Nave a orillas del río Esla?

Aparentemente nada más que ser lugares de culto, pero es que ambos estuvieron a puntito de ser sumergidos por culpa de dos grandes presas: la presa de Asuán en el Nilo y la presa de Ricobayo en el Esla. Sin embargo, se alzaron las voces de alarma, así que los dos templos fueron trasladados piedra a piedra a otro emplazamiento cerquita del anterior: San Pedro de la Nave en 1930 y Abu Simbel en 1968.